/es/xxvii-encuentro-de-las-escuelas-asociadas-la-unesco-pontevedra-del-2-al-5-de-julio-de-2014-educar-para-la-ciudadania-mundial/media/unescopontevedraok.jpg

XXVII Trobada de les escoles associades a la Unesco Pontevedra

Con el lema “Educar para la ciudadanía mundial” se ha celebrado este curso 2013-14 en Pontevedra el Encuentro de las Escuelas Asociadas a la UNESCO que como su título indica nos sitúa en el mundo global en el que estamos y cuáles han de ser los retos de la educación de nuestros niños y jóvenes para afrontar el futuro que por supuesto está en sus manos. En el encuentro, como en anteriores, ha habido una representación de todas las comunidades españolas más Portugal y el instituto José Hernández de Buenos Aires. La conferencia inaugural a cargo de José Esquinas ha sido muy interesante y ha despertado muchas emociones en los participantes. El título, “Las escuelas en la lucha contra el hambre y la sostenibilidad del planeta. Papel de la biodiversidad agrícola y la agricultura familiar”, ya promete unas expectativas que después su contenido incluso ha superado. Se nos ha presentado en dicha conferencia una sociedad que ha de ir hacia un futuro sostenible, justo y construido por todos nosotros ejerciendo la democracia. La globalización es totalmente un hecho irremediable y lo único que podemos hacer es hacer la sociedad global que queremos porque todos estamos en una nave única, si hay un agujero lo padecemos todos; somos ciudadanos del mundo, un mundo único.
El gran reto de la humanidad es el hambre y la pobreza en la tierra; el hambre es la mayor tragedia, vergüenza y amenaza de la sociedad actual. Hay medios y capacidad para erradicar el hambre pero falta la “voluntad política”. El conferenciante, José Esquinas, ha comentado puntualmente, entre otras cosas, que la Banca de Futuros de alimentos que especula con éstos es el mayor crimen de la humanidad. Hemos de enseñar a nuestros jóvenes a ser utópicos, a tener imaginación para poder construir y no conformarnos a ir hacia donde nos llevan; o permitimos la evolución o habrá una revolución… La conferencia dejó a todo el auditorio totalmente conmocionado y nos invitó a trabajar en la medida de nuestras posibilidades para evitar esta catástrofe humanitaria. Debemos educar en el camino de la consecución de un mundo mejor, más feliz e igualitario. Hemos de ser incentivadores de una educación creativa, ilusionada en la que podamos provocar en la imaginación de los jóvenes que el futuro está en sus manos y que por supuesto este mundo puede ser mejor. Quisiera también añadir un fragmento de un texto de Federico Mayor Zaragoza citado en la conferencia: Federico Mayor Zaragoza Ex director general de la Unesco. Presidente de la Fundación Cultura de la Paz “Ignacio Ramonet, en un artículo reciente titulado Generación sin futuro, citaba una frase de André Gide que es ahora especialmente pertinente: “El mundo será salvado, si puede serlo, sólo por los insumisos”. La inercia es el gran obstáculo para la evolución, es decir, para cambiar oportunamente lo que debe cambiarse y conservar lo que debe conservarse. La reticencia a la modificación y adaptación, la tentación de dejar todo como está y utilizar fórmulas de ayer para resolver los problemas de hoy es una actitud particularmente negativa cuando las transformaciones son inaplazables, porque pueden derivar en revolución. Lo más peligroso de la inacción es que se extiende la impresión de que las cosas son como son, de forma inexorable, como el propio destino. Y se reduce y atenúa la facultad creadora distintiva de la especie humana.” “Hoy, por primera vez en la historia, los ciudadanos pueden dejar de ser súbditos, obedientes, atemorizados, pusilánimes. La posibilidad de la participación no presencial abre, junto a una mayor influencia femenina en la adopción de decisiones y una conciencia global que nos permite apreciar lo que poseemos y atender solidariamente las precariedades del prójimo, extraordinarias posibilidades de movilización popular. Estos son los grandes desafíos. Este es el mañana que tenemos que inventar. Me gusta repetir la frase de John Fitzgerald Kennedy: “No existe ningún reto que se sitúe más allá de la capacidad creadora de la especie humana”. Se trata en suma de la transición de la fuerza a la palabra. Gente educada, libre y responsable, que actúe en virtud de sus propias reflexiones y nunca más al dictado de nadie. Sí, la diferencia entre evolución y revolución es la “r” de responsabilidad.” El encuentro ha sido motivador e incentivador y las escuelas asociadas hemos podido compartir nuestros trabajos, ideas, proyectos y puntos de vista. El intercambio por supuesto siempre es positivo y más cuando a todos nos lleva el mismo ideario: Educar a los niños y jóvenes para que sean partícipes de la creación de un mundo mejor que por supuesto es posible y es de alguna manera nuestro compromiso.   PROYECTO UNESCO STUCOM PILAR PAU