/es/analisis-de-un-disco-duro-en-funcionamiento/media/d1-619x346.png

Análisis de un disco duro en funcionamiento

Una de las prácticas más didácticas y que más les agrada a los alumnos es la de ver funcionar un disco duro en “vivo”.

En esta imagen podemos observar que nuestro disco duro está conectado al sistema y el sistema operativo lo ha detectado con normalidad.

Para comenzar, se escoge un PC en el cual haya un sistema operativo instalado. Éste debe contener dos discos duros, uno, como se ha comentado anteriormente con el sistema operativo para arrancar el sistema y el otro disco duro, será al que despojaremos de la cubierta superior y podremos ver el funcionamiento de sus cabezales mientras lee o escribe en los platos.

Después de activar el PC y observar que el sistema operativo se carga con normalidad, miramos si el sistema ha reconocido el disco duro que será objeto de la práctica.

Una vez vemos que el disco es reconocido por el sistema, procedemos a extraer la tapa exterior.

Un disco duro está cerrado de forma hermética debido a su baja tolerancia a la suciedad, ya a que una mota de polvo sobre el plató puede parecer del tamaño de una montaña para los cabezales y esto impide que el cabezal realice su trabajo, se raye la superficie del plato y por consiguiente deje inutilizable el disco duro.

Se nota en todo momento que el disco está en funcionamiento y se debe proceder con mucho cuidado para no golpearlo antes de abrirlo

Una vez abierto el disco, se procede a estresar al disco abriendo y cerrando documentos contenidos en él.

El resultado es el movimiento frenético de los cabezales de lectura y escritura del disco duro.

Después de unos minutos haciendo trabajar al disco duro, éste empieza a fallar en la escritura o lectura, apareciendo un mensaje de fallo de lectura en el disco.

El disco sigue activo, es decir, sigue girando, pero esta vez el cabezal permanece parado debido al error producido comentado anteriormente.

¿Por qué se ha producido tal error?

Como se ha comentado anteriormente, cualquier mota de polvo y por ende cualquier arañazo producido aunque no sea visible a simple vista, inutiliza irremediablemente al dispositivo.

En la imagen de abajo podemos observar la notificación de error por parte del sistema operativo, informando del fallo de escritura en el disco duro.

La conclusión de esta práctica es que los disco duros basados en platos y cabezales accionados mecánicamente son muy frágiles tanto a los posibles golpes a los cuales pueden estar expuestos como al ser despojados de su protección hermética. Debido a esto, comprendemos mejor por qué estos van cerrados herméticamente para no contaminar los platos con las pequeñas motas de polvo que tenemos en nuestro ambiente.

Los alumnos pudieron constatar en primera persona, cómo funciona un disco duro de este tipo y se sensibilizaron de la importancia de tratarlos con precaución.

Procesando la petición. ¡Espera, por favor!