04-05 Inglaterra Illa de Wigth

El grupo de seis estudiantes y un profesor (Lluis Artigues, Sandra Caparrós, Andrea Hernández, Xavier Muñoz, Xavier Parra, Jordi Roset y Alex Castel) salieron de viaje destino la Isla de Wigth, en el Canal de la Mancha.
Después de invertir dos horas en el vuelo hicieron un viaje en taxi de unos cien kilómetros desde el aeropuerto de London-Heathrow hasta Portsmouth. Una vez allí tomaron el ferry hasta la isla de Wight.
El alojamiento, en la población de Ryde, fue con una familia (Los Tucker) que les atendió muy hospitalariamente. Allí pudieron practicar el idioma, porque sólo hablaban inglés. Los primeros días de la estancia allí el grupo participó en el desarrollo de las clases del Ryde High School (http://www.rydehigh.iow.sch.uk/). En las clases de spanish hacían preguntas a los visitantes españoles y les pedían que participaran en ejercicios con la clase para poder escuchar español hablado. El grupo se quedó con ganas de volver al High School.
Uno de los días se dedicó a visitar Osborne House, residencia de verano de la reina Victoria, y por la tarde el grupo visitó la empresa SP systems, donde colaboran estudiantes habitualmente. Durante el viaje se visitaron poblaciones como Newport, Shanklin, Sandown, … También hubo tiempo para visitar el Castillo de Carisbrooke, una fortificación que cobró un papel significativo en la defensa de la isla contra los intentos de invasión franceses. Ese mismo día por la tarde esperaba la cámara de comercio de la Isla de Wight, donde los alumnos colaboraron explicando su propia experiencia, y pudieron ver el apoyo que recibe el High School por parte de esta cámara de comercio, incluso los programas en que intervienen juntos. Esto provocó una conversación sobre lo interesante de la implantación en Barcelona, en la que se implicó la mayoría de los alumnos, por supuesto en inglés.
El grupo reservó también un día íntegramente a Portsmouth. Por la mañana se visitó el barco del almirante Nelson, el HMS Victoria, el museo naval, y por la tarde shopping en las tiendas de Portsmouth. Todos los integrantes del grupo volvieron muy contentos con la experiencia, alguno de ellos prometiendo volver en breve.